endodoncia algemesi alzira valencia

La endodoncia un tratamiento poco rentable para las franquicias pero muy recomendable para el paciente

La endodoncia: un mal negocio para las franquicias

La Endodoncia es un procedimiento odontológico que consiste en acceder a los conductos de las raíces del diente y con unos instrumentos específicos eliminar los irritantes y los tejidos enfermos de su interior, desinfectándolos, para posteriormente sellar dichos conductos con un material especial para evitar nuevamente su contaminación.

 ¿Y por qué decimos que la endodoncia se trata de un tratamiento poco rentable pero muy recomendable? El buen funcionamiento de los implantes dentales, y el poco tiempo habitualmente requerido para la colocación de un implante dental de complejidad estándar, si lo comparamos con una endodoncia de la misma dificultad, hace que en muchas ocasiones, principalmente (y como hemos dicho en otros posts anteriores) en clínicas dentales tipo franquicias, donde prima la rentabilidad del tratamiento y no las necesidad clínicas del paciente, se opte por la extracción de un diente que sufre algún tipo de patología y su sustitución por un implante dental.

Los implantes dentales, de la misma forma que la endodoncia, son procedimientos odontológicos que funcionan fenomenalmente bien siempre y cuando sean realizados en los casos que está indicado y por profesionales cualificados para ello.

Cuando se sufre un dolor dental, producido por una caries profunda, por ejemplo, el tratamiento de elección en la mayoría de los casos es la realización de una endodoncia del diente afecto, con la finalidad de conservar el diente de manera asintomática en la boca durante el mayor tiempo posible, ya que NI EL MEJOR DE LOS IMPLANTES DENTALES ES MEJOR QUE UN DIENTE PROPIO.

 La colocación de un implante dental, ha de ser un procedimiento posterior y en ningún caso (en medicina nunca se puede decir nunca) sustitutorio de la realización de una endodoncia, es decir, el primer paso siempre sería salvar el diente y posteriormente, si años después ese diente presenta algún otro problema y ya no tiene arreglo pasar a la colocación de dicho implante.

¿Y qué puede pasar si invertimos los términos? En caso de invertir los términos y querer, por motivos económicos, poner un implante dental en lugar de hacer una endodoncia, corremos el riesgo de quitar un diente que podría haberse salvado, colocar un implante, y al cabo de un tiempo, encontrarnos que ese implante falle, produciéndose un problema importante dado que tras el implante dental, las soluciones terapéuticas se van acabando y pasan a ser o muy complejas (como los implantes transcigomáticos), poco conservadoras (como la colocación de un puente para los cuales hay que recortar los dientes adyacentes al espacio edéntulo) o incómodas (como sería el caso del uso de prótesis “de quita y pon”).

 Una vez sabemos que la mejor opción es mantener nuestro propio diente:

¿quién nos puede hacer una endodoncia de manera más fiable?

 Los odontólogos especializados en endodoncia se llaman endodoncistas, han cursado tras sus 5 años de licenciatura un máster universitario de 2 ó 3 años y son los mejor preparados para realizar un buen tratamiento.

Un buen endodoncista usará una serie de procedimientos para realizar tu endodoncia que fácilmente podrás diferenciar:

–       Usará el dique de goma: es una fina lámina de plástico que se pone alrededor del diente a tratar y servirá para aislarlo del resto de la boca, evitando que el paciente pueda tragarse o aspirar cualquiera de los líquidos o instrumentos usado durante el procedimiento

–       Tendrá instrumental rotatorio de endodoncia: actualmente la endodoncia ha evolucionado notoriamente y la activación ya no se realiza de manera manual, sino que está activada por medio de un motor eléctrico, haciendo el tratamiento mucho más rápido y cómodo para el paciente.

–       Lo hará con microscopio: la magnificación es un punto fundamental a la hora de hacer una endodoncia. Quien no puede ver no encuentra, esto que parece tan obvio es lo que ocurre a la hora de hacer una endodoncia sin magnificación, ya que los conductos dentales son de un diámetro tan pequeño que son prácticamente inapreciables a simple vista, por lo que en muchos casos el fracaso del tratamiento endodóncico va ligado a la falta de tratamiento de alguno de los conductos dentales debido a la incapacidad para su localización por falta de visión.

endododoncia valencia algemesi alzira sueca xativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =